Ambrosio González abandona la presidencia del Club Voleibol Aguere  

 

La actual situación económica del Aguere Tenerife ha forzado la dimisión del presidente Ambrosio González, que se dedicará exclusivamente a la parte deportiva hasta final de temporada. Esta decisión, consensuada con el resto de miembros de la entidad, abre un nuevo escenario en el decano de la Superliga, ya que en las próximas semanas se llevará a cabo una rueda de prensa donde se explicará el nuevo rumbo del club lagunero.

Ambrosio González tomó la presidencia del club en el año 2005, desde ese día se han vivido “momentos emocionantes e increíbles y, por supuesto, muchos sinsabores. Muchos esfuerzos en vano y, sobre todo, mucho tiempo invertido en este club quitándoselo a mi familia y amigos, a los cuales quiero agradecer su paciencia. En especial a mi mujer Noelia, y a mis dos hijas. Sin olvidarme por supuesto de personas que siempre han estado ligadas al club como Ramón Vargas o Carlos MedinaUn agradecimiento muy sentido también a aficionados a este club y a este deporte, al igual que a la prensa y a todas las empresas que han hecho posible este camino”. ”.

Ambrosio ha decidido “dar un paso a un lado para que tomen otros las riendas de este club. Esta temporada se está haciendo insostenible. Agradecer a las jugadoras, tan increíblemente profesionales con las que contamos hemos podido seguir compitiendo y además a una gran altura”. Una decisión dura, pero meditada ya que “no veo más alternativas y me he quedado sin recursos, sin rédito y sin aliento. Ya no puedo mendigar más. Es hora de que vengan otros con nuevas ideas y nuevos bríos. Esta es una decisión muy meditada y tomada para salvar al club que llevo en mi corazón”.

Carta de despedida de Ambrosio González

La Laguna, a 8 de marzo de 2017

Me dirijo a los incondicionales aficionados, simpatizantes y medios de prensa para informarles de mi dimisión como Presidente del Club Voleibol Aguere.

De todos es sabido que me hice cargo del equipo allá por el año 2005. Hace ya más de doce años en los que hemos vivido muchas emociones increíbles como la consecución de un subcampeonato de la Copa S.M. La Reina en el 2007, Campeones de la Superliga Femenina en 2010 y la posterior participación en la Champions League en 2011. Hay muchos otros momentos inolvidables, pero no me quiero extender ahora con ellos.

También hemos sufrido muchos sinsabores, que fundamentalmente han ido minando el día a día. Muchas horas de reuniones que no dieron sus frutos, mucho tiempo invertido que ha puesto en peligro muchas cosas: la conciliación con mi vida familiar – Muchas gracias, Noelia, Lucía y Rocío, por perdonarme y apoyarme durante todo este tiempo- y muchos viajes que incluso me impidieron ver el nacimiento de mis hijas; amistades; y ¿por qué no decirlo?, también mi patrimonio.

Llegados a este punto y ante la falta de apoyos suficientes para “llevar esta nave a buen puerto”, he decidido dar un paso al lado para que tomen otros las riendas de este Club. Esta temporada ya se está haciendo la situación insostenible y gracias a las jugadoras, tan increíblemente profesionales con las que contamos hemos podido seguir compitiendo y además a una gran altura. Nos clasificamos para la semifinal de La Copa y somos cuartos, de momento, en la Liga. ¡Ya para mí, campeonas!

Ya mis amigos y familiares pueden estar tranquilos de que me presente ante ellos solicitándoles auxilio, para hacer frente a viajes, comidas, coches, sueldos, etc. Mi más sincero y eterno agradecimiento.

Para terminar los agradecimientos, no puedo olvidarme de los fisioterapeutas,  entrenadores y ayudantes que durante todas estas temporadas han colaborado con nosotros y, en especial a Carlos Medina (mi segundo entrenador), y ¡cómo no! a Ramón Vargas, mi mano derecha y compañero de lágrimas durante todo estos años.

Creo que es el momento adecuado para dar este paso, ¡muy a mi pesar! No veo más alternativas y me he quedado sin recursos, sin rédito y sin aliento. ¡Ya no puedo mendigar más! Es hora de que vengan otros con nuevas ideas y nuevos bríos. Esta es una decisión muy meditada y tomada para salvar al Club que llevo en mi corazón.

En todo caso, seguiré como entrenador hasta final de temporada, me podrán seguir viendo por el  Juan Ríos Tejera y ya estudiaremos el futuro a su conclusión.

Muchas gracias, una vez más,  a todos los que me han apoyado y han hecho posible la historia de mi querido Club.

Ambrosio González de León

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.